lunes, 21 de mayo de 2012

¿ÚTIL?


Abro los ojos. La oscuridad me invade. Giro la cabeza, son las 04:22h. de la mañana. Comienza un nuevo y repetitivo día. Ahora toca dar vueltas y vueltas, cerrar los ojos fuertemente e intentar dormir hasta que suene el despertador. Medio bien, medio mal logro llegar al timbre que marca el inicio de las actividades del día. Me levanto con esa sensación de pesadez en la boca del estomago y con esa tensión en hombros y cuello que no consigo hacer desaparecer. El día no es complicado, pero no me traerá ninguna  novedad que mejore mi situación. Llevar a los niños al cole, charlar con el resto de papás y mamás que están como yo, volver al hogar. Hacer algo de faena en casa,  mirar ofertas de empleo por Internet, enviar CV’s (si encuentro algo interesante), intentar leer algo que me enganche y me distraiga. Las horas pasan con esa sensación de perdida de tiempo. Luego si tengo ánimo me iré a correr un poco, me servirá para auto-convencerme de que "hoy he hecho algo útil".  Mas tarde comida familiar y deprisa a casa a “descansar”. Preparar las meriendas de los niños. Ir al cole,  recogerlos, deberes, plaza, parque, juegos y vuelta a casa. Que dejen las cosas en el sitio, duchas, cenas, ver dibujos en la tele y esperar a que llegue mi mujer. Se escucha la llave, se abre la puerta. El entorno cambia, se relaja el ambiente. Ella llega cansada, pero feliz. Reparte besos y abrazos. Nos pregunta como ha ido el día y casi sin poder cambiarse, comienza de manera automática a recoger en la cocina, a meter ropa en la lavadora, a sacar lo de la secadora, a pasar la escoba. No para. A medida que va haciendo va preguntando que he hecho hoy. En algunos momentos se enfada un poco, me dijo que hiciera alguna cosa y yo no la he hecho, ni siquiera recuerdo que me pidiera hacerlo. Pero enseguida se le pasa. Intenta animarme con anécdotas del trabajo, dice que hay amigos que se han interesado por mi y que me tienen en cuenta. Que no me preocupe, que todo cambiará. Que aproveche para disfrutar de mis hijos y para hacer todo lo que en veintitantos años trabajando no pude hacer. Ella no sabe que para poder disfrutar de algo tienes que desear hacerlo,  ahora mismo,  yo solo deseo sentirme útil aportando un sueldo a casa.

1 comentario:

Mª Dolores Amorós Montaner dijo...

Carlos, bonico mío: Felicidades por tu blog. Me encanta que te hayas decidido a escribir, aunque sea imponiéndote la obligación de transmitir tus quejas, tus alegrías, tus indignaciones, tus 'hijosputa' al ver las noticias diarias.
Extrovertir, vomitar, lo que nos asfixia es buenísimo y muy sano.
Estoy escuchando ahora al hp mayor del reino acerca de las facturillas de Madrid y Valencia. ¡Me inspiran tanto estos mediocres!
¿Cómo tal gentuza ha llegado a mandar en un país que pensábamos que era casi de primera?
A fuerza de escribir contra ellos les transmitimos nuestros malos deseos.
Un besazo, bonico.